DOLOR CRÓNICO. Testimonio: «Sigo siendo positiva, pero ya no soy una soñadora»

Sofi Martínez Saborido lleva 5 años luchando contra el dolor. Todo surgió con varias hernias discales, cuyo tratamiento se fue complicando hasta terminar en una incapacidad permanente reconocida. Varias visitas al quirófano, psicoterapia, y un rosario de medicamentos llenan las páginas de su historial médico. Hoy, en el Día Mundial de la Lucha contra el Dolor, este año enfocado a su prevención, compartimos su historia contada por ella misma.

«Después de más de 5 años y muchos paseos por el quirófano, probando técnicas como un conejito, sigo así, sufriendo dolores a diario, cada hora, cada minuto, cada segundo…

Aún no soy capaz de rendirme y pensar que toda mi vida será así, pero lo será.

Todo el mundo, desde personal médico hasta los vecinos y la familia, me dicen que «da gusto verme, que no saben cómo harían ell@s». De lo que no se dan cuenta es de que, aunque mi rostro diga una cosa, mi cuerpo me dice otras muchas a diario.

Cuando llevaba 2 años con mi enfermedad, me asignaron a un psicólogo. Decían que era necesario porque el dolor crónico es muy difícil de llevar.

Acudí a la cita, «la más breve de la historia», o eso me dijo él. Siempre fui muy positiva y no quería quedarme de brazos cruzados y asumir algo que me iba a acompañar el resto de mis días.

El año siguiente fui yo la que pedí ayuda psicológica. No podía más. Caí en una depresión. Muchas charlas con la psicóloga y la psiquiatra, pastillas que a día de hoy sigo tomando  para poder llevar una vida ‘normal’…

Puedo decir que este pequeño monstruo que llevo de la mano ha destruido mi vida: la laboral, la familiar, la de pareja, la social…

Sofi en la actualidad.

Cuando por desgracia te toca vivir con esto debes dejar de hacer muchas cosas: porque el dolor no te permite hacerlas, porque si las haces, sabes que a posteriori estarás hecha polvo…

Tienes que dejar tus hobbies. Bailar, correr, ir al monte con tu mascota a disfrutar como hacías cada domingo… Incluso las relaciones íntimas se ven mermadas.

A veces sigo engañándome y pensando que algún día los que sufrimos esto tendremos una solución que no pase por tomar más de 15 pastillas al día y aún así seguir sufriendo. Pensando que podré dormir una noche entera. Pensando que podré hacer todo lo que hacía y me hacía feliz antaño.

Ahora bien, aunque sigo siendo positiva, ya no soy una soñadora.»

Si te gusta, ¡comparte!:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en print

2 comentarios en «DOLOR CRÓNICO. Testimonio: «Sigo siendo positiva, pero ya no soy una soñadora»»

  1. Hola Sofi.
    Me alegra saber que a pesar de todo lo que llevas luchando no te das por vencida.
    Siempre has sido una luchadora.
    Te deseo que de una vez por todas la suerte te de un vuelco de 180 grados.
    Te lo tienes más que ganado.
    Eres un ejemplo a seguir.
    Y una suerte haberte conocido.

    • Gracias por haberme dado la oportunidad de entrar en esa gran familia, sigo sintiéndome parte de ella y así será siempre. De lo mejor de mi vida lo encontré ahí, Sole, María, Rosy, Paco, Roberto, Merchi, Chus, Coral, Ainhoa,Conchi, tú…
      Podría seguir pero lo más importante es que a mis amigos los cuento con las manos y 3 están en estas líneas.
      Gracias, gracias por todo, por el apoyo, confianza y los buenos deseos.

Deja un comentario

No te puedes perder

Proyecto cooperación en Etiopía

En Junio de 2021, ampliamos nuestros proyectos internacionales, en este caso de la mano de la Ong «Cooperación con alegría´´,  cuyo objetivo es el apoyo