Yoga

1. Yoga

Se ha comprobado que la práctica de yoga es una técnica muy eficaz para reducir los síntomas del SPI.

Las razones por las que el yoga es útil en pacientes con SPI se resumen estas dos:

  1. Los estiramientos de músculos producen un reflejo muscular que se trasmite por los nervios al cerebro, de modo que este segrega Dopamina.
  2. La respiración completa o yóguica produce un estado de relajación en la mente y en el cuerpo que es muy favorable para inducir el sueño.

¿Quieres iniciarte en la práctica de yoga? No te pierdas este vídeo

Una paciente reportó que fue diagnosticada de SPI en el año 2018, se le recetó un agonista de la dopamina, pero se le dormían las manos, tenía taquicardias y estaba somnolienta todo el día. No volvió al médico para que le ajustaran la dosis, sino que dejó de tomarlo. Esta paciente, que era practicante de yoga, fue a la India a hacer un curso intensivo de yoga y cuando regresó, practicando determinados ejercicios de esa técnica, principalmente estiramiento de músculos y control de la respiración, logró controlar sus síntomas y dormir durante esas cinco semanas; a su vuelta siguió con estas técnicas y ahora tiene controlados los síntomas de piernas y duerme bién, sin tomar ningún producto farmacológico.

Actualemte es profesional de yoga y recomienda hacer un tipo de yoga de estiramientos y ejercicios de respiración por las mañanas y practicar una técnica de relajación por las noches. Además de repetir durante el día muchas veces una frase de mentalización positiva relacionada con la salud y el bienestar físico y psicológico.

Esta paciente ha controlado sus síntomas y no toma ninguna medicación farmacológica.