Ejercicio físico

1. Ejercicio físico

La práctica de ejercicio físico, siempre que este sea de intensidad moderada y aeróbico, mejora los síntomas del SPI.

Algunas actividades adecuadas podrían ser andar, correr, montar en bici, nadar o realizar TaiChi.

Lo recomendable es realizar el ejercicio antes de las 18 horas, nunca más tarde para que no interfiera con el sueño.

Otros tipos de ejercicios de mayor intensidad, como pesas, lucha, carrera de velocidad, etc. generalmente empeoran los síntomas, ya que al llegar a la cama los músculos se encuentran muy tensos y el sistema nervioso alterado.

En este vídeo encontrarás algunos consejos sobre estiramientos